23 de noviembre de 2005

Las vueltas que da la vida

La vida da muchas vueltas, sino que me lo digan a mi, que de dos meses acá he conocido un paraìso centroamericano, los sinsabores de un huracán que se llevó un par de prejuicios que habitaban en mi mente; y otra clase de placeres que no paso a describir porque en esta bitàcora de mis entretelas tambièn entra mi madre. He decidido dar un giro circunstancial a la pàgina de Sairutsa. No es que Guatemala vaya a desaparecer de estas anotaciones, de hecho creo que nunca se irá, pero mi existencia actual se rige por aconteceres maravillosos que no cuentan con un paisaje envidiable o unos colores indescifrables, pero que tambièn son dignos y maravillosos de compartir....

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Hay, Aitanina, hija, tu madre ya no se asusta de nada, pero mejor no describas tanto, esos placeres.....Que seas muy feliz. Mamá

Anónimo dijo...

Hay, Aitanina, hija, tu madre ya no se asusta de nada, pero mejor no describas tanto, esos placeres.....Que seas muy feliz. Mamá

Ricardo Candás dijo...

Sairutsa será siempre aquello que tú quieras, Aitana. Por eso mismo, cualquier giro circunstancial que le des a la página, no la desproverá de genuinidad. Como tú misma dijiste sobre Sairutsa «...Yo prefiero que sea algo soñado, una especie de patria lejana (virtual, insospechada) donde el mundo escribe lo que se piensa y nadie hable a viva voz por temor a ser demasiado transparentes...»