19 de agosto de 2014

A la gueta del carbón

Taba apañando castañes y tropezó. Cayó per un desnivel curiosu y llegó a un trozu bosque que ni conocía. Cagose en dios. Empezó a esguilar monte arriba. Garrábase a lo que podía. Tenía les manos tarazaes y taba oscurono pero no lo suficiente como pa nun dase cuenta de lo que tenía delantre. Volvió a cagase en dios. Aquel cachu monte que tantes veces había paseao de guaje yera en realidá una veta carbón. Bueno, pa ser exactos yeren tres vetes de carbón bien relucientes, anchones y llargues.
Volvió al día siguiente y al otru y al otru. Empezó a cestaos, carretillaos, tractoraos. Al final animose y pidioi a Juacu la carroceta. Juacu nun quiso saber nada de aquellos "tejemanejes" que se traía Fonso tou el día desaparecíu. Fonso agradeció que no-i pidiera explicaciones y fue apuntándolo tó en una libretuca roxa que compró en Ablaña.
Según les sus cuentes en los siguientes años sacó de aquella ladera un total de 857 tonelaes de carbón (más o menos lo mismo que 857 vagonetes).
Y en tou esi tiempu, confesoilo después al ingeniero repeinaducu de Hunosa, la única preocupación que tenía yera:
-Nun calar a Nicolasa.

2 comentarios:

Monica Solís dijo...

Muy bueno¡¡¡

Monica Solís dijo...

muy bueno