2 de febrero de 2006

El fin de un cautiverio

Tenía dos opciones: acabar con el pokémon más amarillo de la historia o soltarlo. Entonces me llegó el aviso que aparece sobre estas líneas. Es chantaje emocional, lo sé, pero ha podido con mi maldad y lo he dejado salir. Pikachu es libre. La mediación en el conflicto corrió a cargo de García Márquez (muy ducho en este tipo de lides) y de ACNUP (El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Peluches). Lo único de lo que me arrepiento en estos días de cautiverio pikachil es de haberlo dejado tanto tiempo solo en casa, el muy cerdo me ha dejado el parqué perdido...Sniff. Acaba un secuestro y acaba una época en Sairutsa. Tendré que volver al redil porque la maldad me ha hecho engordar ....

3 comentarios:

lacheli dijo...

Akabes de hacer una buena accion, ya me parecia a mi que no tenies tan poco corazon. Ahora tambien te digo, esa cria que perdio al pikachu ye una cursi que te cagas, debe estar superconsentia...asi malcriara al bichu esi. Cualquier dia cruza el Pikachu y mata a to la familia,menos a la guaja, que la usara de esclava de por vida.

Eli dijo...

Creo que he visto a Pikachu entrar a toda pastilla en "El Polvorín"... parece que no era tan inocente como aparentaba. ¿O será producto del cautiverio?

Ricardo Candás dijo...

Dí la verdad Aitana, a que te acojonó que llamara a Chuck Norris?