12 de diciembre de 2006

Si te dicen que reí

Cuando empecé a leer las tiras de Mafalda no tenía el raciocinio suficiente como para entenderlas (habralos que dirán: ¿pero es que ahora tiene raciocinio?, pues lo disimula bien).
Con el tiempo comencé a comprender los mensajes de las tiras: políticos, filosóficos e incluso vitales (era la época en que una, en plena efervescencia hormonal, necesitaba héroes y como nunca me gustó mucho Alejandro Sanz, pues me tiré al blanco y negro, con perdón).
Hace unos meses me regalaron un libraco enorme y verde con Todo Mafalda. Cada vez que lo veo hago como Homer Simpson cuando ve unas cervezas, es decir: "gggggrrrrgggrrrggrrr".
En todo este tiempo y en todo el trabajo de Quino hay una tira con la que sigo descojonándome en la plenitud más absoluta de mi ser (es que no encuentro palabras gggggrrrrgggrrrggrr):

2 comentarios:

mon dijo...

yo también tengo esi libru gordu y cuanto más lu leo y mas pasa el tiempu más me rio y más me sorprende.
un besin guapa, a ver cuando tomamos un culete.

Anónimo dijo...

Yo siempre te ví un poco Mafalda. Un saludo desde la gran ciudad.