17 de mayo de 2007

Yo también hice la Comunción. Capítulo 6 (y último): Azahara, alias «La Villajoyosa»

Ninguna niña que hiciera la comunión en los ochenta pudo evitar que su madre, abuela, tía y/o fotógrafo le «chantara» en la cabeza un lazillo blanco con cosas colgando (después de darle muchas vueltas es la mejor definición que he encontrado del detalle). Ahora, lo de Villajoyosa tiene mérito que encima tuvo que apañar unes rosuques y facese la buena. Con lo pécora que ye en estos momentos de la actualidad.




«Esta es la crónica de un fracaso amoroso de primera (comunión): Resulta que una, que ya era un poco Tellín Tellado a los ocho años, estaba súper-enamorada de un guaje de mi pueblo que era muy rubín y muy curiosín. Y él más de mí. Era un amor perfecto, puro y tierno como la hostia sagrada. Era la hostia. Y, p'encima, suertuda yo, me había tocado con él de pareja en la coreografía que nos habían preparado las monitoras de nuestro catecismo, que p'a mí que estaban flipadas o se habían endrogao o algo y se creían que estábamos en Eurovisión en vez de en misa. Bueno, pues resulta ser que, a última hora, después de cienes de ensayos, decidieron que nos cambiaban de orden y que yo dejaba de ir al altar con ese neno tan rubín y tan curiosín a cantar el «Que canten lo niños que alcen la voz» (ese gran "hit" del verano de Perales). Ahora me tocaba caminar hasta don Ovidio con otro morenín con dientes de conejo (mis paletos tampoco estaban mal) que era medio primo mío. En total: que las flipadas de las catequistas me dieron la comunión. Y que, cuando ví entrar a mí ex pareja todo vestido de almirante, tan blanco, tan rubio y tan curioso, de pareja de otra, casi me da de mal y se me atraganta la hostia y todo. El floripondio de la cabeza, como una escarpia, oyes. Hoy en día, él está casado y tien un guaje que se llama Adrián. El otro día participó en un experimento: los protagonistas fueron Adrián –que estudia en un cole público– y Borja, otro guaje de su edad que estudia en un cole privado. La pregunta fue: ¿Cómo se llama este animal? –«Un cerdito», dijo Borja. –«Eso ye un gochu», dijo Adrián. Verídico total».

2 comentarios:

la barbacoa dijo...

hola... no me publica el comet.
Te digo que mcuhas gracias, pero mis padres preguntaron por ahi y nadie les dijo eso y ayer por la noche compre finalmente el billete porque ya no habia mas que hacer y se iba haciendo más caro.
Vaya rollu fia, si lo se antes....
un besito

Marcos dijo...

Me ha molado eso de tu vestido de marinerita. Imponiendo estilo propio. Yo tampoco fui al uso. Me negué a ir de marinero o cualquier gradación de éstas, así que cuando me compraron el traje para la comunión, que dicho sea de paso ni ganas tenía de hacerla ni entendía de qué iba aquello, hice un megamix de todo lo que vi y acabé hecho un cuadro de Dalí... eso sí, documento fotográfico queda bajo llave por lo siglos de los siglos o hasta que se me ofrezca una buena remuneración. Saludos desde un Madrid inundado.