22 de agosto de 2007

Maneras de viajar...



VIAJE DOBLE: Visitar sólo aquellos lugares que repiten palabras en su nombre. Por Ejemplo: Bora-Bora.

EL VIAJE DE GONZÁLEZ: Buscar en la guía de teléfonos una persona que se apellide González. Llamar al elegido y preguntarle cuáles son sus 21 lugares favoritos. Marcarlos en un mapa y visitarlos después.

CORRIENTE ALTERNA: Salir de casa. Tomar el primer camino a la derecha, en la primera bocacalle girar a la izquierda, después a la derecha, a la izquierda, a la derecha... y no parar de andar hasta que una pared, un río o un mar te lo impidan.

EN BUSCA DEL AMOR: Preparar un fin de semana con tu pareja. No se arreglan citas ni lugares de encuentro. Cada uno tiene que ir por su cuenta al lugar elegido y una vez allí buscarse entre la gente...

VIAJE LITERARIO: Sin salir de casa. Comenzar el «recorrido» con un texto de autor de tu país, y después leer un libro de algún escritor de un país vecino. Continuar hasta que des la vuelta al mundo...

LA FÓRMULA DEL MONOPOLY: Método de exploración que consiste descubrir la capital de tu país siguiendo la disposición de las calles en el tablero del Monopoly. Visitar las calles, las estaciones, la cárcel, el parque de coche, las compañías del agua y de la electricidad...

PÓKER DE VIAJES:
Juego para cuatro personas. Cada jugador lanza los dados. El participante que saque el número más alto gana la mano y elige destino


Todo esto y mucho más pinchando en «aquí»

3 comentarios:

Fernando dijo...

Desde luego, a veces vale mas no tener vacaciones y evitar quebraderos de cabeza

Ricardo candás dijo...

Como decían en aquel anuncio de una agencia de viajes: viajar ye fabuloso, en Mieres tiénenmelo dicho, guaje. De todas las que pusiste la que más me mola ye la del amor.
Pero yo propongo otra: tomar cinco euros, no más, y preguntar en la estación de tren/autobús más cercana, cuál es el lugar más lejano al que puedes ir con semejante dinero. De los destinos posibles, elegir el que tenga más vocales (la «a» no cuenta). Es conveniente hacer el viaje bien temprano para aprovechar el día en el pueblo/villa/ciudad/pedanía/aldea tocada en suerte.

Ali dijo...

Yo propongo otro: el turismo númerico. Elíjanse las montañas más altas de cada provincia y vaya usted a visitarlos con su mochila y sus botas. No vale ni la segunda ni la tercera. Solo ha de subir la primera (o la última)

En versión bici podría ser subir los puertos más veces subidos en el Tour de Francia