26 de agosto de 2007



Voy poneme en plan «grupi». Voy a hablar del concierto de anoche de Serrat y Sabina. Voy contavos que saltamos y bailamos –cantantes incluídos– como si todos tuviésemos quince años. Voy decivos que emocioneme escuchando «Lucía» y «Y sin embargo». Voy explicavos que delante miu taba un mozu que medía tres metros con el que tuve que llegar a un acuerdu tácitu pa poder ver algo. Voy apuntavos que el concierto duró dos hores y media. Voy anunciavos que Sabina taba bien de voz y a Serrat no se-y entendía por momentos. Voy confesavos que llamé al mio Xuan pa que escuchara en directo una de eses canciones con les que-y aburro el alma cuando vamos en coche. Voy prometeros que nun me pienso perder ningún concierto de estos dos elementos en lo que nos quede de vida (a los tres). Eso sí, no quiero comentarios del tipo: «ye que Sabina me cae mal», «ye que van a ver los toros», «ye que nun canten bien», «¡cómo puen gustate eses músiques!». Hoy, tras la resaca conciertil, no aguanto ni un mal rollu porque Hoy no puede ser un gran día: lo es.

3 comentarios:

Fernando dijo...

Que peeenaaa

Ali dijo...

Que envidiaaaaaa

dgm dijo...

mola munxo esa manera tuya de xuntar les palabres.
que arte!
saludos from barceloca