5 de octubre de 2006

En busca de Purrusaldo II



(Florencia, agosto de 2006)

Mi Purrusaldo de cuatro ruedas está en crisis. Se me calienta a la mínima (con perdón), frena de tarde en tarde, no quiere aparcarse en batería y anda cuando le sale de la junta culata. Ése Purrus que tantas buenos momentos me ha hecho pasar se aleja de mi en autopista de cinco carriles y sin cinturón de seguridad (le caen seis puntos como se entere alguien). Aún recuerdo aquel día que comenzó a arder en Sotrondio mientras dos vecinos me miraban y sonreían (era un payaso), o la tarde que llevó para casa uno de sus mejores bordillos de Boal, o cuando convirtió el maletero en un jacuzzi él solito. Siempre pensando en los demás. En fin, ¡qué se le va a hacer!, tendré que buscarme un Purrusaldo II...

4 comentarios:

Eli dijo...

El recuerdo de Purrus acelerando permanecerá siempre en nuestros corazones...

Martius dijo...

Lo sé, lo siento. Las carreteras llorarán la pérdida de Purrusaldo. Yo pasé por lo mismo con mi AX, una pena. Si me entero de algún choyo, te aviso.

Martius dijo...

chollo

B.Bécares dijo...

Buenas... aqui la Suiya conectando con la Cuenca... precisamente hoy sonie que me pasaba por la redaccion , aunque no recuerdo que apsaba porque era muy extranio... ahi tabais todos. Por aqui genial... aunque en realidad, hasta que empeie a clase solo me he relacionado con un suizo, hahaha y si es facil de llevar!!!! Que tal va todo??? Besitos