31 de octubre de 2006

Habemus Purrusal2



El otro día caminando por el extremo más occidental de Asturias: la localidad coruñesa de Betanzos (y eso lo digo yo que hoy me levanté nacionalista) encontré la pintada que aparece en la foto. Me acordé, entonces, de que había escrito, en esta bitácora de mis entretela, la despedida del coche con el que caminé durante dos largos años por este valle de lágrimas. El "Purrusaldo" -así era conocido por propios y extraños el Renault 19 que me vió nacer como conductora- se marchó con un recalentamiento en las válvulas diódicas (lo he inventado pero a que queda genial). El caso es que no os mantuve al tanto de mi nueva adquisición, el Purrusal2. Un Renault Clio, azulito, seminuevo, con radio en la que se pueden escuchar cedeses y ¡dirección asistida!. Creo que para mantener los robustos brazos que había conseguido desarrollar gracias al Purrusaldo original, voy tener que apuntame a un gimnasio. He dicho.

4 comentarios:

Eli dijo...

Te sienta bien el coche nuevo, sales muy guapa en la foto, debe ser cosa del cambio de status...

Fernando dijo...

Pa que luego digan que los paisanos flipamos con los coches

Barbara dijo...

Pues que bien coche nuevo... ya me daras un paseillo!!! Dont worry IKEA sigue siendo sueca... pero es lo uni o barato que hay en este pais... tanto se nota que mi casa es d ikea??? jajja que tal todo por el periodico? Besitos

Casimiro dijo...

Ah guaja yes la llechi. Por cierto cogite prestau el chiste del purrus5. Ye muy bueno. Besos